experiencia de usuario

La experiencia de usuario es el conjunto de factores y elementos relativos a la interacción del usuario con una página web o aplicación, de los cuales se genera una percepción positiva o negativa. Para simplificarlo, podríamos afirmar que la experiencia de usuario es el proceso de interacción de un usuario con una página web o aplicación móvil.

Esta experiencia de usuario puede depender de factores y elementos relativos con el diseño y la programación como son la usabilidad, el diseño gráfico, la accesibilidad, la velocidad, etc., pero también depende de otros aspectos externos relacionados con las emociones y sentimientos transmitidos, la construcción de la marca, confianza generada, etc.

A grandes rasgos, podemos afirmar que para conseguir una buena experiencia de usuario debemos ofrecer una buena página web en estos tres factores: diseño, contenido y velocidad. Si uno de estos tres factores falla, tenemos mucho perdido.

No confundir experiencia de usuario con usabilidad

A veces, los términos experiencia de usuario y usabilidad se confunden o se mezclan. Experiencia de usuario y usabilidad no son el mismo concepto, ya que la usabilidad de una página web o interfaz gráfica se define como la sencillez con la que los usuarios pueden utilizar la página web o aplicación llevada a cabo por otras personas con la finalidad de alcanzar un objetivo concreto. Así pues, podríamos incluir la usabilidad de una página web como un factor más del proceso completo que es la experiencia de usuario.

Es habitual encontrar páginas web usables que generan grandes experiencia de usuario, pero también encontramos páginas web usables que no generan una buena experiencia de usuario. Este podría ser el caso de una página web bien estructurada y diseñada, pero que el tono, mensaje o vocabulario utilizado no satisface a los usuarios.

Lo que sí es complicado de encontrar son páginas web poco usables que generen buenas experiencias de usuario. Si un usuario no encuentra lo que busca de una manera rápida y sencilla, abandonará la página web y la experiencia de usuario habrá sido mala.

Ejemplos de páginas web con buena experiencia de usuario

Algunos buenos ejemplos de páginas web con un buen diseño pensado en la experiencia de usuario son:

Google y la experiencia de usuario

Desde hace tiempo que Google da mucha importancia y valora positivamente aquellas páginas web con buenas experiencias de usuario. Google, como buena herramienta de búsqueda que es, quiere aportar y presentar búsquedas de valor a los usuarios, y qué mejor que las páginas web que aparecen en sus resultados de búsqueda cumplan unos buenos requisitos en contenidos, diseño y velocidad de carga.

¿Qué podemos hacer para mejorar la experiencia de usuario?

Para mejorar la experiencia de usuario debemos básicamente eliminar del camino todos los problemas, es decir, hacer la estancia en la página web lo más placentera posible y facilitar todo lo posible las acciones que el usuario quiera realizar.

El diseño de la página web siempre debe estar pensado en el usuario final, nunca se debe pensar en la organización o en los propios trabajadores. Hay que pensar en enfocarlo siempre todo al usuario final y posible cliente. Debemos tener muy claro cuál es nuestro público objetivo y centrarnos en él. Si no sabemos cuál es nuestro público objetivo, lo primero que tenemos que hacer es hacer un estudio para descubrirlo..

Pequeñas funcionalidades añadidas a la página web, así como microinteracciones con los usuarios, como pueden ser preguntas con sólo una respuesta, botones imperativos, explicaciones por pasos, utilizar imágenes o gráficos en lugar de palabras, etc., ayudan a mejorar esta experiencia y satisfacer los usuarios.

También es importante que la página web esté optimizada para todos los dispositivos, es decir que sea una página web responsive. Los usuarios deben tener la misma satisfacción independientemente del dispositivo que utilicen para acceder a nuestra página web. Además, la página web debe cargar rápidamente y debe ser ágil, si no los usuarios se cansarán de esperar.

Debemos añadir también que se debe tener mucho cuidado en no querer hacer algo demasiado arriesgado o innovador pensando que los usuarios estarán encantados y averiguarán cómo utilizarlo. Debemos recordar que si un usuario no encuentra lo que busca de una manera rápida y ágil, abandonará nuestra página web e irá a otra de la competencia.

Siempre debemos tener en cuenta la experiencia de usuario a la hora de pensar, escribir los contenidos, estructurar, diseñar y programar una página web. Al final, son los usuarios los que determinan el éxito de una página web o aplicación móvil.

No debemos centrarnos únicamente con la espectacularidad del diseño y debemos recordar siempre tener una página web que sea también usable, ágil y eficiente.

Una vez que la página web está publicada, debemos procurar analizar los posibles errores cometidos, monitorizar las estadísticas, objetivos y conversiones, para ver qué funciona y qué no funciona. De esta manera podremos testear y aplicar soluciones y mejoras en la interfaz.

Artículos relacionados